lunes, 27 de octubre de 2008

AMLO y su nuevo mantra: "¡Incluyan nuestras 12 palabras!"

Mañana será el día en que la Cámara de Diputados apruebe, rechace o modifique la reforma energética que le envió el Senado de la República. El Peje, como buen caudillo, encabezará desde las 8.00 am. las protestas y los desmanes alrededor del recinto legislativo. Pero no, no hay que ser crueles y desconsiderados, el Peje no sólo irá por el circo y el show mediático, también entablará un diálogo respetuoso con el presidente de la Cámara baja sobre las razones de su inconformidad y la de sus seguidores. Nadie sabe a ciencia cierta que es lo que sucederá en esa reunión. Quizá el Peje le explicará a Cesar Duarte por qué no le bastó que el consejo de asesores del Frente Amplio Progresista (FAP), nombrado en su totalidad por AMLO, diera el visto bueno a la reforma; tal vez nos dará una idea de por qué senadores del PRD identificados con él como Pablo Gómez votaron a favor de los dictámenes; o quizá nos diga lo que se ha convertido en su nuevo mantra desde la noche del jueves (cuando fue evidente que AMLO, después de su votación express y posterior movilización inútil, se volvió loco y no supo reconocer una victoria política y quiso ir por todo). Pues sí, después de aquella jornada de patadas y jaloneos de los pejistas contra la Policía Federal, algunos de los más cercanos colaboradores de AMLO se comenzaron a desmarcar de las movilizaciones irracionales e inentendibles (recomiendo leer esta carta de Federico Arreola y esta otra de Gerardo Esquivel).


(¿Para qué tanto circo?)

Pero no, ahora dice el Peje que no está haciendo circo nomás porque sí, que no busca el show mediático para no perderse en el olvido de los ciudadanos, que él está haciendo una lucha pura, buena y casta y que todo se resolvería si los diputados, esos a los que ha insultado en tantas ocasiones, le agregaran sus doce (12) inocentes palabritas a la reforma petrolera. Dice AMLO que en el momento que eso suceda se acaban las movilizaciones, "por ésta que ya no la seguimos haciendo de a jamón" ha dicho por ahí. Pues bueno, según yo la reforma será aprobada sin complicaciones y el Peje seguirá con su circo indefinido (a final de cuentas eso es lo que quiere y necesita) diciendo como justificación para sus actos -cada vez más insensatos- que al no incluir las doce (12) palabritas toda la reforma vale lo mismo que un reverendo cacahuate, o sea, nada.

Pero, ¡ah qué caray!, estos pejistas no dejan de sorprenderme. La verdad es que hay que reconocerles sus ocurrencias mensuales, pues hasta cierto punto pueden llegar a ser un tanto divertidos. Pero en ocasiones son tan, pero tan descuidados que en vez de enojo hasta dan ternura -bueno, casi. Me explico: las tan cacareadas doce (12) palabras que AMLO quiere meter a como de lugar en la reforma petrolera son:

"No se suscribirán contratos de exploración o producción que contemplen el otorgamiento de bloques o zonas estratégicas".

Bueno, y que conste que ahí está la foto con Andrés Manuel dando su discurso y toda la cosa, así que no me dejarán mentir.






Mmmm... pero a ver, a ver, esas doce palabras... mmmm... ¿las contaron de verdad?

Una, dos, tres, cuatro, [...], doce, trece, catorce...
Mmmm, como que no son doce, ¿o sí? ¿Quieren contar de nuevo?

¡Ja!
¡Diecisiete (17) palabras! Ahhh, ¡ya sé! ¿dirán que también fue parte de un compló y les pusieron cinco palabras de más? ¿aumentaron las palabras a la par que la inflación? ¿es una manta "cuchareada"?

Pues bueno, ni hablar. Así es nuestro Peje. Con razón se hace tantas bolas con los números, en vez de decir que había 10 mil personas en su último mitin, dice que eran 85 mil. Así ni cómo creerle, ¿no? Pero lo que me parece más extraño es que por qué no evitar hacer nuevamente el ridículo y decir sencillamente "queremos que incluyan esta frase y bla bla bla bla bla"? Sé que es apenas un detalle, pero bueno, ahora que no se queje cuando lo acusan de incongruente... y de hacerse bolas con los números... Y no, no es guerra sucia, que conste que yo sólo conté palabras...

1 comentario:

Ana dijo...

Amé la descripción que hiciste de ti mismo!