viernes, 14 de noviembre de 2008

¿Y por qué no?

Creí que una cosa tan superficial nunca me haría detenerme a pensar más de cinco minutos sobre el tema y ya. Pero bueno, heme aquí intentando hacer, de manera seria y sincera, una definición aproximada de lo que es este blog. A estas alturas, creo que ni yo mismo lo sé.
En un principio, este espacio nació con una idea un tanto más literaria que simplemente anecdótica. En una especie de reto personal, escribí varias cartas de despedida, situándome en espacios y temporalidades completamente diversas. Empresa fallida. Llegó, de pronto, el primer intento de hacer del blog un espacio para narrar anécdotas personales de manera amena. Fracaso absoluto. Mis entradas eran inconstantes, ambiguas y ciertamente desafortunadas. En Berlín dejé de escribir casi por completo, sólo de vez en cuando posteaba algún video directamente de youtube, y no con la intención de que alguien más lo viera, sino simplemente para guardarlo y hacerlo un poco más mío (clara muestra de lo anterior son los videos de Pink Floyd en abril de 2008).
Vino lo que vino: situaciones un tanto tristes (sólo un poco, tampoco eran para tanto) que bajaron mi ánimo narrativo. Durante esos meses lo poco que escribí lo hice con intenciones muy precisas y a personas muy concretas, la mayoría de las cuales ni siquiera me leían. Rotunda equivocación.
Regresé a la Ciudad de México en septiembre de este año y la crisis financiera mundial atrapó casi completamente mi atención y mis escritos en este blog. El resultado: esfuerzos inacabados de hacer de este espacio un lugar de consulta y reflexión sobre los actuales embates financieros. Sólo algunos despistados por ahí leían algo de vez en cuando, pero nada comentaban.
Un nuevo esfuerzo de hacer un blog de debate político vino intempestivamente. No funcionó del todo: demasiado aburrido y argumentos demasiado predecibles. ¿Entonces? ¿Tenía caso seguir escribiendo al aire sobre política, economía, literatura y desamor intermitente? No lo sé.
Un día, sin embargo, se me ocurrió escribir sobre algunas situaciones "chistosas" que me tocó vivir en Berlín y voilá!, los comentarios comenzaron a llegar cada vez más (al principio a cuentagotas, claro está). El cambio cualitativo fue extraño: aumentaron los temas tratados en el blog, se privilegiaron las anécdotas, se multiplicaron las fotos y los videos personales, y el estilo "editorial" se volvió más desenfadado; sin embargo, el salto cuantitativo tampoco fue poca cosa. El 26 de septiembre añadí un contador de visitas al blog y mi sorpresa fue grande cuando hace una semana vi que el número de visitantes se acercaba a los mil. Será una nimiedad y un comentario superfluo, lo sé, qué más da, pero se siente bien ver que en menos de dos meses se lograron más de 1200 visitas.
Falta mucho, mucho por escribir. Hace un mes anuncié el top ten del anecdotario berlinés y no ha salido nada de nada aún. Mea culpa, no he sabido organizar bien mi tiempo. Hay varios escritos sobre la inflación y la economía venezolana que se quedaron desde hace tiempo en la bandeja de borradores, espero que la bajada en los precios internacionales del petróleo me de el pretexto ideal para volver a Venezuela. Escritos más "profundos" sobre política, arte, teatro y yoga duermen todavía el sueño de los justos y aún no sé cuándo saldrán a la luz, quizá nunca. El blog sigue perdido entre temas varios (desde cartas al filósofo Enrique Dussel hasta entradas sobre el chocolate abuelita), sin una identidad clara y propia y con ánimos e intenciones muchas veces contradictorias. Bien, qué más da. Escribiré de todo lo que se me venga en gana, sin un concepto definido y con un estilo que dependerá de mi nivel de entusiasmo, cansancio, felicidad, buen humor y sobriedad. Así sea.


(Lectoras, lectores: Hay dos razones posibles para explicar que estén leyendo este pie de foto: 1) Que comenzada la lectura de la entrada hayan dicho "ah, qué aburrido" y de pronto se hayan topado con una imagen absurda que llamó su atención o 2) Que hayan leído religiosamente todo el apartado anterior y que ahora piensen "¿qué diablos hace la foto de una hermosa chica italiana de entre 22-28 años en cuclillas y mostrando sin pudor su increíblemente bella y elegante tanga roja en una calle de Verona a las 8.00 am. de un día de verano mientras Luis la señala asombrado?". Bien, he aquí mi propuesta. A los del grupo 1): si ya están aquí, anden, no sean así, lean la entrada completa. A los del grupo 2): póngale nombre a la foto o ayúdenos a intentar explicar qué hacía esta linda chica, vamos, pruebe su ingenio, es algo serio.)


Epílogo: Antes de ir a dormir quiero hacer una confesión de parte. Este espacio asume y presume con total honestidad que es una mezcla informe de los blogs que conozco. La pretensión de escribir un blog de análisis económico y político está influenciada por el excelente blog de mi ex-profesor Gerardo Esquivel y de su Placer de Disentir. Este blog también agradece la narrativa ligera y desenfadada de Maria() en la Próxima Cosecha y el estilo explosivo e insuperable de Lilián, de la Isla a mediodía. Sin querer si quiera compararme con su maestría y sensibilidad, también desde aquí se felicita y agradece a los compañeros que luchan Desde una Trinchera en Tlön y que vislumbran mirlos ásperos el día de hoy (the blackbirds are rough today). Y bueno, sin importar las distancias o los espacios, da igual si se va de ida o de Regreso, si se está en un rincón a miles de kilómetros de aquí, en un diván de utopías cercano al mar, o en una nave espacial que aún no decide si se va o se queda, en todos estos lugares encuentro coincidencias plenas que es necesario subrayar y, por qué no, también celebrar. ¡Yardas, yardas, yardas!

5 comentarios:

Victoria dijo...

Mefistófeles no es mi apellido...(un poco más y lo habría sido)
jajaja no soy darky ni algo parecido, solo que esa canción rima bien. Pudiera ser utilizada como pista (pistasinconclusasquenoayudanennada al rescate!)
saludos

Ana dijo...

Yo creo que el blog de cada uno de nosotros no es más que el reflejo de quiénes somos "allá fuera". Es un espacio creativo sin interlocutor definido en donde intentamos verter nuestras ideas y puntos de vista a cerca del mundo. Me gusta la idea de que a través de los blogs, los autores nos prestan sus ojos (y sus demás sentidos) para capturar la realidad de formas tan diversas.

Por otro lado, esa foto es bastante ambigua, podríamos encontrar n pretextos para titularla, pero neta me encantaría saber realmente que chingados hacia esa chava en esa posición a mitad de la calle? WTF?

Saludos y gracias por compartir y prestarme un rato tus ojos para comprender el mundo!

Luis dijo...

Ahh que compadre, le diré la verdad respecto a las dos posibilidades que colocó en la foto. Pasé de rápido a ver que había de nuevo en su blog y de repente ¡zaz! una de las fotos más épicas y extrañas de nuestro viaje por Europa. Entonces decidí ¡venga!, leámos que dice Yúdico, me pareció atinado lo escrito, aunque no es simplemente el hecho de haber cambiado a lo anedcotario lo que avaló el despunte de Desideratum, fue la constancia y la publicidad que comenzó a hacerle.

Jordy dijo...

Victoria: Creo que por las pistas que me has dado comienzo a acercarme a tu verdadera identidad. ¿no serás acaso Martita Sahagún?

Ana: Al contrario, gracias a ti. Yo también he tratado de buscar alguna explicación racional a la pose de esa chica. Pero hasta ahora no la encuentro.

Luis: Ah qué compadre, sin duda una de las mejores y más raras fotos de ese viaje. Oiga, y ya entrados en esto: hágale publicidad al blog, ¿no? jaja.

Anónimo dijo...

Pues yo no había dejado comment porque no recordaba mi cuenta en esto, pero eso no implica que no me mantenga actualizada de las nuevas entradas (aunque a veces un poco tarde)y que continúe admirando la bella forma de escribir que tienes -eso siempre te lo he dicho-. Te quiero, mucho. Aunque no te haya gustado la peli, jaja :) Conover.