miércoles, 4 de junio de 2008

The opening of the Wall at Berlin Bornholmer Strasse 1989

Cada vez que veo este video no puedo dejar de pensar en lo asombroso que fue este momento. El sistema internacional tenía la mesa puesta, pero faltaba la chispa del azar o de la suerte para que se diera la reunificación alemana. Es increíble que después de una experiencia tan devastadora tras la derrota en la segunda guerra mundial, la división de Alemania, el miedo a una guerra nuclear en Europa, la dictadura comunista, el peligro soviético, los alemanes hayan logrado su unificación de manera tan tersa. Quizá el pueblo aleman nunca podrá huir de su pasado, es cierto, pero vaya que puede sentirse orgulloso de haber cambiado al mundo sin un sólo disparo, con su voluntad y con un grito: "¡Öffnen diese Tür!"