sábado, 18 de octubre de 2008

Por favor, que alguien me diga

Por favor señores, que alguien me diga qué es la vida sino momentos de dolor y llanto, tardes de calma e indiferencia, noches de sueños inalcanzables, lágrimas de nostalgia, sonrisas de complicidad, amargura, aburrimiento, emociones varias, satisfacción inesperada, frustración ante el fracaso, aprendizaje constante, pruebas interminables, sensaciones diversas, y, de vez en cuando, instantes de felicidad que llenan nuestro pequeño mundo.

Por favor, que alguien me diga qué es el amor sino destellos fugaces de algo que queremos eterno, sentimientos que creemos absolutos, ideas que parecen darle sentido a la existencia humana, palabras huecas que significan todo o nada.

No escatimen propuestas y que alguien me diga qué es el perdón sino un olvido acechante, un desdén por lo ya ocurrido, una falsa calma interna y una tranquilidad intermitente.

Y si ya estamos en estas, que alguien me diga quién es Dios, pues hace tiempo creía conocerlo pero ahora lo siento un poco perdido. ¿O es acaso que Dios ha muerto?

2 comentarios:

Ana dijo...

La vida es como la muerte: un continum tiempo - espacio. No tiene coherencia ni guarda lógica alguna, no es predecible y la mayoría de las veces las experiencias pasadas no sirven para nada. La vida es un no saber qué fue, qué es ni qué será.

Al final es mejor no cuestionarse al respecto.

Jordy dijo...

Muchas gracias mi estimada, creo que de lo que he escuchado últimamente al respecto, la tuya es de las mejores reflexiones. Y te doy la razón, quizá la vida sólo es "un no saber qué fue, qué es ni qué será".

Saludos hasta Playa del Carmen.