lunes, 1 de marzo de 2010

Nueva sección "Porque aunque no lo quieras, también te toca"

Introducción (no tan) breve pero necesaria

Pues sí. Yo tuve una novia que hacía teatro. Para ella todo el mundo giraba alrededor de la creación artística y nada más. Una vez discutimos al respecto. Yo le decía que no, que lo que realmente regía la vida de los hombres en sociedad era el constante juego de poder, la política en términos amplios, y más aún: el mismo teatro era, entre otras cosas, un ejercicio de la manifestación de ésta. Al final terminó aceptando. "Es cierto: todo es política", dijo. Y desde esa nueva óptica hablamos del teatro adoctrinador de Esquilo y Sofocles y luego fuimos por un helado, nos cruzamos con dos vagabundos, un policía que extorsionaba a un taxista, regresamos a casa y vimos una película.

La anécdota sirve sólo para ilustrar un pequeño punto: por más que haya gente por ahí diciendo "we, yo no entiendo nada de política, no me interesa" o "toda la política es asquerosa, yo no le entro", ésta siempre tiene un efecto directo en nuestras vidas, lo queramos o no. A todos nos toca, a todos nos alcanza, a todos nos envuelve, a menos que alguien sea un asceta absoluto y no tenga contacto con la sociedad. Pero piénsenlo: lo que determina en buena parte el entorno en el que vivimos, el régimen jurídico en el que estamos, las oportunidades laborales que tenemos, el sistema educativo que utilizamos y las desgracias sociales que padecemos, todo tiene que ver con juegos de poder en distintas esferas y entre diferentes actores, que van desde lo más local hasta lo más internacional. Es desde la política, por lo general, donde se decide la estructura económica de un país y se moldea la cultura cívica tanto de los servidores públicos como de los ciudadanos comunes y corrientes. Así es.

En fin, todo esto para decir: a partir de este día declaro formalmente inaugurada la sección semanal "Porque aunque no lo quieras, también te toca" con un post de nuestro amigo Gezeta. La idea es que personas que comúnmente no escriben sobre estos temas, se animen a hacerlo y nos compartan una anécdota al respecto. No es necesario un sesudo tratado sobre el entorno político nacional, sino una historia, crónica o reflexión que muestre cómo todo tiene su lado politicoso.

Sin más, los dejo con el verdadero post:


POST POLITICOGEZETOSO

Por Gezeta.

Siempre he sido bien apolítico, güeys. Desde que estaba chavo crecí con la idea que la política era un mundo al cual nunca quería pertenecer. Mi familia siempre ha sido muy balanceada en cuanto a izquierda y derecha y por eso no tuve mucha influencia de un lado o del otro; y se toleran. Eso me gusta. No como los ultrizquierdistas que creen que el país no avanza sólo porque no perteneces a su lado. O como los ultraderechistas que creen que eres un neorevolucionario - guerrillero. Decía: soy apolítico, pero no ignorante ni pendejo.

Lo anterior porque alguna vez alguien me dijo que la gente apolítica es pendeja porque es ignorante de la situación del país y que le da igual qué pase y que hay que tomar un lado y... y... y... Pero claro que no. No necesitas estar de un lado para saber cómo marcha el país ni para que te dé igual. Tener una postura sólo te da visiones distintas pero no te hace menos ignorante. Además siempre he sido bien pacifista, goee, y eso de ponerse a discutir el porqué ser de izquierda es mejor que de derecha y viceversa da flojera, porque a veces pasa como en la religión que no llegas a nada.

De repente me gustan muchas ideas de la izquierda y de repente algunas de la derecha; en la elección presidencial de 2006 yo voté por Patricia Mercado porque me gustaba su proyecto, más de "izquierda" pero no tan radical; porque voto por la gente y no por el partido y porque no creo en lo de "el menos peor"; me vale que sea un voto "perdido" como muchos dicen porque era imposible que ganara y porque su partido perdería su registro. Pero al menos no estoy arrepentido como mi mamá que votó por el peje y cuando éste perdió la cordura dejó de amarlo. O como mi papá que votó por Calderón y que cuando éste no le cumplió nada, se tragó sus palabras de que él era el mejor.

Cuando lo de la APPO en Oaxaca dejé de creer en todo. En la izquierda porque politizaron el movimiento y dejaron que entrara gente revoltosa que volteó a los seguidores contra ellos. Dejè también de creer en la derecha porque satanizaron el movimiento como si Ulises Ruiz fuera un santo.

La derecha e izquierda de México siempre se me han hecho mucho como de 1900. Por un lado los conservadores con una forma bien tonta de pensar de vez en cuando con respecto a muchas situaciones. El matrimonio gay, por ejemplo. Y los otros bien liberales, goee, y revolucionarios y que las armas y las manifestaciones y todo eso que sí "pega". Pero claro que tienen cosas buenas, no todo es malo, como plaqueta dijo en este post.

México es como un gran pedazo de tela que unos güeyes jalan hacia un lado y otros hacia el otro. Eventualmente llegará a romperse y valdrá madres de qué lado estás. México necesita de un acuerdo. No importando la postura, necesita de un rumbo, que seguro jalando parejo con un objetivo fijo se podrá lograr. Cosas de aquí y cosas de allá bastan. Hacerlo se ve que está cabrón, pero no es imposible. Y si hay que entrarle a los chingadazos sí lo hago sin dudarlo, siempre y cuando no sea literal.


FIN.

-------------------------------------------


Próxima semana, una chica que no necesita presentación. Así que me la ahorro por mientras.

¿A alguien más le gustaría participar?

4 comentarios:

Mau ZC dijo...

y distintas latitudes? qué pasó chavo?

Ya déjate ver wey, por lo menos por el msn

ge zeta dijo...

Esa discusión tuve con un amigo cuando yo más apolítico que nunca le dije que me daba hueva la política. Y él me dijo que todo es política. Desde lo que haces con la gente hasta lo que haces en la intimidad de tu cama. Y sí.

¡Saludos!

Javier Romero dijo...

Pues me gustó mucho el post de Gezeta y también la no tan breve introducción. Una cosa es la "política" y otra muy distinta son los "políticos". Por lo general estos últimos son los que han desprestigiado tanto esta palabra.

Markus Klein dijo...

Mucha razón tiene Javier Romero. Además la gente que dice eso (como lo que te dijeron) abaratan el discurso, hablan por hablar, sin fundamento ni razón.

Buen post. En verdad tienes razón con eso de "votar por la persona" y no "votar por el color/parftido/agrupación". Esa es la idea generalizada, pero aunque sea una idea común , es una idea errónea. Pero que se puede esperar cuando a esa masa amorfa denominada borregada la maneja el medio de comunicación tradicional poderoso de siempre: le televisión. En fin.